• Home »
  • SAN LUIS »
  • Trabajadores de la salud pública denuncian “aprietes” y “traslados” por parte del Gobierno

Trabajadores de la salud pública denuncian “aprietes” y “traslados” por parte del Gobierno

La doctora Nora Sánchez habló con Radio Dimensión y contó la difícil situación que atraviesan sus compañeros en Merlo.

“Los aprietes y las presiones suceden en todos lados: en la localidad de San Francisco, en Nogolí, en Villa Mercedes. Ayer, por ejemplo, nos dijeron nuestros compañeros de Merlo que el Ministerio había firmado traslados arbitrarios de médicos, enfermeros y kinesiólogos. Estas personas tienen un domicilio, una familia y deben permanecer ahí para cumplir su trabajo correctamente”, comentó ayer Nora Sánchez, tesorera de la delegación sanluiseña de la Asociación de Profesionales y Técnicos de la Salud (APTS), en diálogo con Radio Dimensión.

Según señaló, se trata de personas con más de 10 años de antigüedad y ningún sumario administrativo. “Esto es un forma de avasallar los derechos como trabajadores y nosotros lo interpretamos como un despido encubierto, ya que un trabajador de un día para otro no puede ir a trabajar a 80 kilómetros de su casa”, añadió.

Tal es la situación que viven muchos profesionales de la salud pública en la localidad de Merlo. Sánchez contó que la directora del hospital merlino le dijo a las personas afectadas por los traslados que “ya saben dónde está la puerta y que esa puerta se abre para un solo lado”.

“No encontramos otra explicación más que un entrecruzamiento político a la parte laboral. Los compañeros viven en estado de angustia, y es entendible. Cualquier persona que sea tratada como pieza de ajedrez, porque son piezas que en cualquier momento los cambian de lugar, se sentiría angustiada”, detalló.

Luego habló sobre el alarmante nivel de precariedad laboral por el que atraviesa la administración pública sanluiseña: “La mayoría de las personas que trabajamos en Salud tenemos condiciones de trabajo muy precarias, ya que muchos son contratados y deben renovar ese contrato cada 3 meses”. “Hemos tenido que optar por los medios públicos porque desde el Ministerio no nos han recibido todavía”, agregó.

Ahora el gremio realizará una presentación ante el ministerio de Salud para solicitar que se dejen sin efecto las disposiciones. En caso que no haya respuesta, recurrirán a la Justicia “en defensa de los derechos de los trabajadores, profesionales y técnicos”.

“El personal trabaja con el temor de que en cualquier momento les toca a ellos. Más cuando tienen una directora (en el Hospital) que les dice que si no les gusta, la puerta está abierta. Esto no va a cambiar el servicio en la salud, al contrario, lo va a entorpecer, porque el clima institucional está cargado de mucha ansiedad y es difícil trabajar así”, concluyó.