“Tenemos una falencia muy grande de móviles”

La frase en boca del subjefe de policía de la provincia de San Luis, Claudio Latini, muestra el estado de desmantelamiento en que se encuentra sumida la institución en el área responsable de patrullar las calles y caminos de la provincia.

“Tenemos una falencia muy grande de móviles, se van a entregar antes de fin de mes” manifestó Latini, en una entrevista concedida al programa Primera Hora, que conduce Pablo Oro por FM Digital.

La información con la que parece no contar el integrante de la plana mayor policial, es la consignada por el portal zbol.com.ar donde da cuenta que desde hace aproximadamente un mes, los esperados móviles policiales descansan en los talleres del gobierno de la provincia. Algún error en el ploteo relacionado con la marca publicitaria del gobierno y la necesidad política de presentarlos en el marco de la campaña electoral, está demorando la entrega.

A los 130 móviles que se encuentran a la espera de la decisión política de ser entregados, se suman casi un centenar de patrulleros en los depósitos de los talleres del Parque Industrial Sur  a la espera de que se les dé una solución a los problemas mecánicos que presentan y que no arreglan.

En un informe publicado por el portal elpuntano.com se observan patrulleros, autos y camionetas, con problemas de funcionamiento que podrían tener rápida solución como el cambio de pastillas de freno o alguna reparación en el motor. El estado cuenta con presupuesto para repararlos pero por el momento, permanecen inmóviles a la espera del servicio mecánico que los devuelva a las calles. No solo en seguridad se visualizan muchos vehículos en condiciones de ser reparados para su vuelta al ruedo, una importante flota perteneciente a Salud, padece la misma problemática.

El problema de la inseguridad se ha transformado para la administración de Alberto Rodríguez Saá en un problema sin solución. La mentada Ley de Emergencia de Seguridad que tanto reclamó el gobierno, lleva 6 meses de aplicación y poco y nada se visualizan los beneficios en la calle. A esto se suma que desde hace tres meses, el ministerio de Seguridad se encuentra acéfalo.

“Hay una situación que aqueja a toda la sociedad, lo que estamos haciendo es trabajar para mejorar la seguridad en los distintos barrios” expresó el Sub jefe de la Policía de la Provincia, Claudio Latini, en el reportaje de Radio Digital.

Latini reconoció algunos datos estadísticos que preocupan. Desde el Instituto de Seguridad Pública han egresado en el presente año solo 15 oficiales. Con el grado de Alférez se prepararon durante tres años para ingresar a la fuerza.

La contracara la constituyen los 493 auxiliares de policía que ingresarán a partir del mes de marzo. Con solo nueve meses de preparación y sin haber realizado aún las prácticas de tiro, ellos serán los nuevos encargados de patrullar las calles de la provincia. El escaso tiempo de preparación y una salida laboral rápida, transformó a la figura del auxiliar de policía en una opción mucho más apetecible que estudiar durante tres años.

“Están esperando que hagan la práctica de tiro para sacarlos a la calle” manifestó el propio Latini. El Subjefe de la fuerza reconoció que la experiencia con los auxiliares de policía no había sido buena. “Se ha tratado de mejorar el sistema por las falencias que presentaban en la formación de los aspirantes, por eso se pasó de 6 a 9 meses el tiempo de preparación” las esperanzas están puestas en tres meses extras de formación en relación al resto de los que presentaron falencias.

Cuando tuvo que referirse a las protestas del viernes pasado por la inseguridad, Latini respondió: “la verdad que tienen razón en quejarse por la seguridad” para luego solicitar: “les pedimos que sean conscientes de que tienen que hacer la denuncia para que podamos manejar mejor la operatividad en las zonas críticas”

El panorama que se presenta por el momento, no parece demasiado alentador.